Artículos Blog

 

¿Qué puedes hacer para que tus hijos usen sus lentes?

hijos usen lentes

Una vez que hemos detectado como padres que nuestros hijos tienen un problema con su vista, lo primero que hacemos es llevarlos a una cita con un oftalmólogo o un optometrista, para que determine si hay algún problema con sus ojos o simplemente necesita lentes. Sabemos que al ver mejor, ellos se pueden enfocar mejor en sus estudios, en sus actividades diarias, haciendo ejercicio o cualquier otra actividad que lleven a cabo.

Ahora bien, ellos no aceptan con tanta facilidad el usar lentes como un adulto lo haría, ellos piensan que se verán “diferentes” y en qué dirán sus amigos.

Debemos ayudarles a sobrellevar sus inquietudes ya que el ver mal, puede llevar a problemas de autoestima todavía más severos.  Los niños que no ven bien tienden a frustrarse con más facilidad, a tener dificultad para concentrarse, a sentirse extraños, y a tener dolores de cabeza frecuentes, entre muchos otros problemas.  Estudios han comprobado que uno de cada cuatro niños tiene un problema de la vista no detectado que puede interferir con su aprendizaje.

Como padre o madre de familia, debes demostrar una actitud positiva ante los lentes de tus hijos y ayudarles a sentir orgullo y confianza en sí mismos. 

No hay que obligarlos y darles opciones

Para que nuestros hijos usen lentes, hay que comunicarles los beneficios y no se sientan obligados, si conocemos a profundidad los gustos y preferencias de nuestros hijos, podemos ayudarles a escoger unos lentes que se le vean bien y también encontrar unos que le gusten.

Otro consejo para motivar que los niños usen sus nuevos lentes, es que ellos mismos los escojan. Que ellos tengan la decisión para elegir la forma y el color, hará que se sientan más confiados con sus lentes y les guste usarlos. Al igual que los lentes para niños son coloridos, tienen formas diferentes, existen estuches personalizados u otro tipo de accesorios con diseños muy adecuado para ellos.

También hay que comunicarnos con ellos y recordarles los beneficios que tendrán si los usan, como, por ejemplo: poder leer mejor o ver televisión de una manera más adecuada. Algo con lo que podrá notar la diferencia, es que nos sentemos con nuestro hijo a ver la tele y que note la diferencia cuando utiliza los lentes y cuando no los utiliza.

 

Si quieres consultar otros artículos sobre la salud ocular puedes hacer clic en el botón de abajo.

Artículos del blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *