Artículos Blog

¿Qué es el exámen de fondo de ojo?

¿Qué es el exámen de fondo de ojo?

Prueba-de-fondo-de-ojo

El exámen de fondo de ojo u Oftalmoscopia es una técnica médica que permite visualizar el interior del ojo para realizar un diagnóstico. Para ello se dilata la pupila con fármacos que se depositan en forma de gotas en la superficie ocular; así, el oftalmólogo puede ver con facilidad el interior del globo ocular con un aparato que se llama oftalmoscopio.

El oftalmoscopio lo inventó en 1850 el médico y físico alemán Hermann von Helmholtz. Consiste en un aparato formado por una serie de espejos y cristales que alumbran la retina del ojo sin que la luz se refleje. Si no fuese por el oftalmoscopio la luz provocaría destellos y no se podría ver el fondo de ojo bien, algo parecido a lo que sucede cuando el flash de una cámara de fotos saca los ojos en color rojo. Hoy en día se han desarrollado dos tipos de oftalmoscopios:

Oftalmoscopio directo: es el primero que se diseñó y el más sencillo de los dos. El médico puede observar solamente un ojo al mismo tiempo. La técnica requiere cierta destreza, pero se utiliza muchas veces en el día a día por oftalmólogos y otros médicos.

Oftalmoscopio indirecto: es más complejo que el anterior; con él, el oftalmólogo puede ver los dos ojos del paciente al mismo tiempo.

En ocasiones no basta con utilizar un oftalmoscopio simple y se necesitan otros aparatos que ayudan a examinar el fondo de ojo. La más utilizada es la lámpara de hendidura, una complicada lupa con luz en la que el paciente apoya la barbilla y la frente para que el médico explore sus ojos. Otras técnicas más novedosas serían las fotografías digitales de fondo de ojo (que permiten comparar la evolución de la retina) o la angiografía fluoresceínica (que estudia directamente los vasos sanguíneos).

Prueba-de-fondo-de-ojo¿Cómo se hace el examen de fondo de ojo?

Para hacerte un examen de fondo de ojo, cuando llegues a la consulta del oftalmólogo la enfermera o asistente comenzará a aplicarte unas gotas en el ojo que te dilatarán poco a poco la pupila; estas gotas pueden causar una ligera molestia o ardor. Este proceso puede llevar varios minutos, hasta una hora. La enfermera irá comprobando cómo se dilata la pupila hasta que considere que se encuentra en el estado ideal para poder realizar la prueba.

 

 

Después, entrarás en la consulta del oftalmólogo y te sentarás en una silla. Se apagarán las luces para facilitar la visión del interior del ojo. Si el médico utiliza una lámpara de hendidura, te pedirá que apoyes la barbilla y la frente en una estructura de metal, para así fijar la mirada y utilizar las lupas y luces que permiten el examen ocular.

Si el oftalmoscopio es directo, el médico tendrá que ver primero un ojo y después el otro ojo. Cuando el oftalmoscopio que se usa es indirecto, el médico podrá ver los dos ojos a la vez con una luz que normalmente se colocará en su propia frente; en este caso, permanecerás reclinado o tumbado. Durante la prueba, el médico te pedirá que fijes la vista en un punto y que no parpadees por unos segundos.

Una vez terminado el examen de fondo de ojo podrás relajar la mirada y realizar una vida normal. Eso sí, la dilatación de las pupilas te durará unas horas más, por lo que la luz del sol te molestará y puedes tener alguna alteración visual; lo más frecuente es que no puedas leer de cerca, así que se recomienda aplazar actividades que lo requieran.

¿Ya conocías esta información? Compártela si te gustó.

        Síguenos Facebook

       

     

       

        Síguenos

Óptica Pavía Segunda Generación

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *