Artículos Blog

 

 

¿Por qué tenemos tic en el ojo?

tics en el ojo

Un tic nervioso en el ojo o blefaroespasmo, es una anomalía en la función del párpado y se presenta cuando los músculos que regulan su apertura y cierre se contraen de forma repetitiva, involuntaria y rítmica con mayor o menor intensidad y frecuencia. Por ejemplo, el párpado puede cerrarse total o parcialmente y después volver a abrirse de forma reiterada.

¿Te ha pasado que tu ojo comienza a temblar de la nada? Ese pequeño tic que está molestando puede ser provocado por diferentes razones, te las explicamos y descubre la manera de remediarlo.

¿Qué es un tic en el ojo?

Si has tenido un tic seguro sabes lo molesto e incomodo que puede ser, éste sucede cuando tu ojo tiene espasmos o pequeños movimientos del párpado superior o inferior. Puede durar minutos, días o incluso semanas. La mayoría de estos tics son inofensivos, pero es una manera en la que el cuerpo te dice que algo no está en bien.

Este temblor en el ojo puede ser apreciable o no por un observador externo y puede aparecer acompañado de otros síntomas como sensibilidad a la luz o visión borrosa.

Causas del tic nervioso en el párpado

En muchas ocasiones, es imposible identificar la causa exacta de los tics en el ojo que afectan al músculo orbicular. Entre las principales causas podemos citar:

  1. Estrés físico o psíquico. Es una de las causas más frecuentes de los tics nerviosos en adultos. Aunque todos pasamos por situaciones de estrés en diferentes momentos, cada persona reacciones de una forma. La reducción del factor desencadenante del estrés puede ayudar a que el tic en el párpado desaparezca.
  2. Fatiga física o cansancio ocular. La falta de sueño puede desembocar en espasmos en los párpados. También suelen relacionarse con el uso excesivo de pantallas (ordenadores, televisión, teléfono móvil), con la necesidad de usar gafas y no llevarlas, o con un cambio en la graduación.
  3. Irritación o falta de hidratación de la superficie del ojo. Más de la mitad de la población de edad más avanzada experimenta sequedad en los ojos, debido al proceso de envejecimiento.
  4. La ingesta de productos estimulantes como el café, las bebidas de cola con cafeína, el tabaco o ciertos medicamentos o estupefacientes.
  5. Alteraciones neurológicas funcionales del sistema nervioso central.
  6. Traumatismos.
  7. Desequilibrios en la nutrición.

Estos tics suelen ser inofensivos, una buena manera de aliviarlos es relajarse, dormir un poco, disminuir el consumo de bebidas como el café y el alcohol o usando gotas para hidratar los ojos.

Si los tics no desaparecen con las recomendaciones anteriores o son muy recurrentes, te recomendamos visitar a tu especialista ocular para tener mas información.

Si quieres consultar otros artículos sobre la salud ocular puedes hacer clic en el botón de abajo.

Artículos del Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *