Artículos Blog

 

¿Qué es el ojo seco y cuáles son sus causas?

Ojo seco

El ojo seco es uno de los problemas más comunes de los ojos, que puede verse potenciado debido al actual estilo de vida. Dejando claro que se trata de una patología que resulta muy complicada de curar de forma efectiva, existen tratamientos que pueden paliar sus síntomas, si se llevan a cabo de forma efectiva, según las indicaciones del oftalmólogo. Esto significa que un paciente que padezca de síndrome del ojo seco, muy probablemente lo seguirá teniendo pese a no notarlo. Entre las causas más comunes que ponen de manifiesto esta enfermedad se podrían destacar la inflamación del párpado, el síndrome del ordenador o la intolerancia a los lentes de contacto, entre otras.

¿Qué es el ojo seco?

Podemos definir el ojo seco, como la falta de estabilidad en la película lagrimal.

La película lagrimal de la que hablamos se encuentra en la superficie ocular. Pero, además, en este lugar hallamos otros componentes muy importantes para explicar la enfermedad del ojo seco. Por una parte, tenemos la córnea, que básicamente es la parte anterior transparente del ojo y requiere estar húmeda continuamente para funcionar perfectamente. La conjuntiva, por su parte, es una especie de tela que se halla encima de “lo blanco” de los ojos y también necesita humedad continua.

“El ojo seco aparece cuando hay falta de lágrima o cuando ésta no tienen la calidad adecuada”.

Evitar de forma natural la sequedad ocular

Lo normal, es que los ojos pongan en marcha una serie de mecanismos para evitar la sequedad ocular y que pueda desarrollarse esta patología. Básicamente son dos las formas que tiene el sistema ocular de protegerse contra el ojo seco. Las vemos:

El parpadeo

Las lágrimas cuentan con algunos componentes óptimos para evitar que se evaporen en un breve lapso de tiempo. No obstante, es necesario que intervengan otros factores o mecanismos para garantizar la humedad del ojo. La lágrima suele ser estable un máximo de 30 segundos. Posteriormente se romperá, provocando sequedad en algunas zonas. Por este motivo es fundamental que se reponga de forma constante y la única manera de hacer esto es mediante el parpadeo continuo de los ojos. Esto indica que se debe parpadear varias veces por minuto para mantener la película lagrimal en sus condiciones más adecuadas. Obviamente, mientras se duerme esto no es necesario, ya que al tener los párpados cerrados se mantendrán las condiciones de humedad ocular requeridas para evitar el ojo seco.

Regular la producción y formación de lágrima

La formación de las lágrimas está supeditada a las necesidades concretas de los ojos. Para explicar esto hay que tener en cuenta que la lágrima se elimina de dos formas: mediante evaporación y a través del lagrimeo. Pero la evaporación no puede ser siempre la misma, ya que las condiciones externas la van a condicionar. Por ejemplo, el calor, el viento o los aires acondicionados hacen que la evaporación suceda mucho más rápido. Así que la producción de las lágrimas debe adaptarse a la eliminación y evaporación de las mismas. Pero no hay problema, porque el cerebro recibe las órdenes que lanzan la conjuntiva y la córnea y se soluciona con celeridad, en condiciones normales.

Principales causas del síndrome de ojo seco

Ojo seco

Podemos separar las causas que provocan el ojo seco en dos tipos de factores, los externos y los internos.
En cuanto a factores externos, podemos incluir las condiciones climatológicas que pueden aumentar la evaporación de la lágrima.
En cuanto a los factores internos, la cosa se complica un poco más, ya que podemos hablar de diversos tipos:

  • Uno de los factores internos que causan esta enfermedad, más comunes, sería la alteración en el parpadeo. Como hemos comentado antes el parpadeo es fundamental para garantizar que la película lagrimal está en perfectas condiciones, evitando así, la sequedad en el ojo. En situaciones de máxima concentración(lectura o frente al ordenador, por ejemplo) es posible que no se parpadee lo suficiente. Cabe destacar que hay personas que al dormir no terminan de cerrar los párpados y una mínima rendija abierta es bastante para generar esta sequedad.
  • Otro factor se puede entender en el caso de que exista alteración en los componentes de la lágrima. El componente acuosode las lágrimas se va deteriorando con el paso de los años. Así que, cuando se alcanza cierta edad es muy común que los tejidos que requieren cierta humedad terminen siendo afectados por una irritación crónica. Por ejemplo, las mujeres tras la menopausia suelen padecer el síndrome del ojo seco en mayor medida.
  • Por último, tenemos que hablar de la producción de lágrima deficiente porque el cerebro no recibe las órdenes de forma correcta. Pese a que las glándulas estén en perfecto estado, si el cerebro no interpreta las señales nerviosas, la producción de lágrima no sería la más adecuada, lo que causaría la enfermedad del ojo seco.

 

        Síguenos Facebook

       

     

 

       Síguenos

Óptica Pavía Segunda Generación

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *