Artículos Blog

 

¿Cómo se adaptan nuestros ojos en la oscuridad?

A todos nos ha pasado que al momento de pasar de claridad a oscuridad nuestra visibilidad es mucho más limitada de un momento a otro que cuando ha transcurrido un tiempo a oscuras. Esto se debe a un proceso de adaptación que ocurre en nuestros órganos oculares al momento de apagar las luces.

De igual manera, si nos encontramos en un ambiente muy iluminado, nuestros ojos se acomodan para que esta luz nos permita ver con calidad, pero que este exceso de luz no dañe nuestros órganos.

Es decir nuestros ojos en la oscuridad se adaptan para una buena visión y también para situaciones con luz excesiva.

¿Cómo es el ojo humano?

El ojo humano está compuesto por varias partes que permiten que la vista funcione como debe y tengamos la oportunidad de ver. Entre los componentes más importantes del ojo se encuentran la pupila, el cristalino y el iris.

Cuando vemos es porque la luz atraviesa la pupila, luego entra en el cristalino y se proyecta sobre la retina. Esta proyección se transforma en impulsos nerviosos que van directo al cerebro gracias a las células fotorreceptoras. El canal que lleva estos impulsos nerviosos se llama nervio óptico y está ubicado en la parte posterior del ojo.

¿Cómo funciona este ajuste de nuestros ojos?

Los ojos cuentan con una multiplicidad de métodos para ajustarse a los diferentes tipos de luces, aunque los que más ayudan a este cambio son el cambio del diámetro de la pupila (la cual puede ir desde 2 mm a los 10 mm) y los cambios de sensibilidad de los bastones de la retina.

Si tal como puedes leer, nuestros ojos se ajustan como una cámara profesional fotográfica, cambia de enfoque por así decirlo para proporcionarnos la mejor visión posible.

Al igual que un músculo cualquiera, la pupila puede dilatarse y contraerse para dejar entrar más o menos caudal de luz en el ojo, este es un mecanismo muy básico del ojo para ajustarse a los diferentes tipos de luz.

Por otro lado, los bastones son células fotorreceptoras ubicadas en la retina, pueden ajustar su sensibilidad para captar mayor o menor cantidad de luz. Estas células son las que nos permiten que luego de un rato de permanecer en la oscuridad veamos con mayor claridad.

Si quieres consultar otros artículos sobre la salud ocular puedes hacer clic en el botón de abajo.

Artículos del blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *