Artículos Blog

Como cuidar los ojos de tu bebé

Como cuidar los ojos de tu bebé

Los niños pequeños suelen producir mucha más mucosidad que un adulto, esta mucosidad puede presentarse en forma de lagañas o flemas. Si eres mamá o has vivido cerca de un bebé, seguro habrás notado que algunas mañanas los ojos del bebé amanecen pegados por la lagaña, es por eso que el artículo de hoy estará dedicado a como cuidar los ojos de tu bebé.

Es completamente normal que por las mañanas el bebé amanezca con un poco de lagaña, esto sucede porque las glándulas de los párpados producen secreción mucosa y al estar en contacto con el aire, estos se secan y pegan los párpados del bebé. En estos casos, cuando la lagaña no es abundante o de color amarillento, solo será necesario higienizarlo y desprender la lagaña. En otros casos, cuando la lagaña es abundante y de color amarillento, será necesario la visita al especialista, pues podría tratarse de una conjuntivitis, alergias o la inflamación del lagrimal. Es importante recalcar que este tipo de secreción suele resolverse de forma espontánea, pero de lo contrario, te recomendamos la visita al pediatra.

Higiene diaria de los ojos del bebé:

  1. Humedece los párpados del bebé con agua tibia o con suero fisiológico. Con el bebé boca arriba, pon un poco del suero o agua sobre el ojo que se limpiará y luego inclina su cabeza hacia un lado para que caiga el líquido.
  2. Con una gaza humedecida, remueve la lagaña del lagrimal hacia afuera. Sin frotar o arrancar, simplemente desliza la gasa poco a poco hasta que la lagaña haya sido removida.
  3. Con otra gasa, da un pequeño masaje en el lagrimal con el dedo anular para evitar la obstrucción del mismo. El dedo anular, al ser el dedo que menor fuerza tiene, evitará que los ojos del bebé sean lastimados.
  4. Seca con una gasa o toalla limpia.

 

Recomendaciones para un mayor y mejor cuidado:

  1. Siempre lávate las manos y desinféctalas antes de tocar los ojos del bebé.
  2. No frotes la lagaña ni la quites en seco, esto podría arrancarle las pestañas el bebé y causarle irritación o dolor.
  3. Utiliza gasas diferentes para cada ojo, de esta forma evitarás que el ojo sano sea infectado en caso de que esté presenta una infección.
  4. Evita el contacto directo con el aire, pues este ocasionará que las lagañas sean más duras y difíciles de quitar.
  5. Repite la rutina de limpieza dos veces al día: al amanecer y durante el baño.

 

Si tienes dudas no dudes en contactarnos y hacer una cita en nuestro consultorio. ¡Esperamos este artículo de como cuidar los ojos de tu bebé haya sido de ayuda!

 

Si quieres consultar otros artículos sobre la salud ocular puedes hacer clic en el botón de abajo.

Artículos del Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *